La Córdoba monumental 2.013

PAGINAS DE FOTOS

PAG 1  

PAG 2  

PAG 3  

PAG 4  

 



Vista general del puente romano de Córdoba y su conjunto histórico.

Viaje de tres días. En el verano del a�o 2013. Calor, mucho calor, si no hubi�ramos estado en Sevilla dir�amos que all� fabrican el calor.

Llegamos al hotel y descansamos del viaje unos minutos, luego salimos a la aventura del saber, del conocer, del patear las calles. El hotel se encuentra en la orilla contraria del r�o Guadalquivir (=rio grande) del conjunto arquitect�nico de forma que ten�amos delante toda la visi�n del centro de C�rdoba. Si sub�amos al bar de la terraza del �tico del hotel pod�amos observar mientras nos tom�bamos unos licores la majestuosidad de C�rdoba, la Catedral y el Alc�zar de los Reyes Cat�licos, unidos por el puente romano. Todo un lujo.

En frente del hotel sale un autob�s tur�stico. Con �l se puede ver la ciudad durante un d�a y tienes derecho tambi�n a dos visitas guiadas. La verdad que es interesante y compramos los billetes correspondientes. Como compramos faltando unas horas para finalizar el d�a nos dejaron utilizar el autob�s las horas que restaban y comenzar�a a contar a partir de la ma�ana siguiente. El primer viaje lo hicimos completo, tuvimos una visi�n general de la ciudad bastante interesante y esto nos permiti� retener sitios de referencia para posteriormente visitarla a pie.

Despu�s de esta visita regresamos al lugar de salida. Cruzamos el Guadalquivir por el puente romano donde se encuentra una hornacina y una imagen, en el centro, rodeadas de velas encendidas por los devotos paseantes y turistas intrigados. La hornacina dedicada a San Acisclo y Santa Victoria y la imagen es uno de los triunfos a San Rafael que existen en la ciudad de C�rdoba. A lo largo del puente de piedra, que est� presentado entre la puerta del puente y la torre de la Calahorra. Si paseamos por el podremos encontrar diferentes aves puesto que nos encontramos en una peque�a reserva natural, llamada los Sotos de la Albolafia, adem�s, aprovechando la fuerza del agua del r�o se construyeron una serie de molinos.

 

 

cuatro, dos reconstruidos y los otros dos, los del centro del cauce, en ruinas.Al terminar el puente nos encontramos una puerta, la llamada puerta del Puente de las tres existentes en la ciudad. Del siglo XVI se construye sobre otras que exist�an desde la �poca romana y califal.

Justo traspasar sus dinteles vemos la principal construcci�n cordobesa la Catedral, la cara sur, la de los balcones. Anteriormente mezquita. Magnifica. Inicialmente se encontraba un templo romano dedicado al dios Jano, el dios que ten�a dos caras. Luego fue bas�lica visig�tica de San Vicente M�rtir, uno de los templos m�s importantes de C�rdoba de la �poca, y despu�s fue derruido para construir la mezquita despu�s de la invasi�n de la Pen�nsula Ib�rica cristiana por parte de los musulmanes. En su �poca como mezquita sufre diversas ampliaciones realizadas por los diversos emires o califas de C�rdoba. Al a�o siguiente de la �reconquista� a finales del 1235 por parte de �lvaro P�rez de Castro "el Castellano" ayudado posteriormente por el Rey Fernando III de Castilla y de Le�n se cristianiz� la mezquita. No lleg� a tirarse la mezquita por presi�n popular y se mantuvo en pie. No obstante se realizaron importantes reformas y nuevas construcciones que la magnifican y aumentan su valor.

Para visitar la Mezquita-Catedral recomiendo la visita guiada nocturna. Un espect�culo cultural cuyo principal tema es historia de este templo, sus comienzos y sus ampliaciones. Espect�culo que nos trasporta y nos rodea de sensaciones de luces y sonido durante todo el recorrido dirigiendo a los visitantes y ensa�ando las distintas vicisitudes del templo a trav�s del tiempo. Creo que es digno de destacar.

El centro hist�rico de la ciudad conviene patearlo, disfrutarlo, inundarse de sus sensaciones. Dejarte transportarte a aquellas historias que se va a traspasar conforme paseemos por sus calles y portezuelas. Es inevitable transportarse al alma de la �poca del sitio donde te encuentras. Los turistas como nosotros no hacen m�s que apuntilla m�s estos sentimientos maravillosos y placenteros. La imaginaci�n s�lo cuenta lo mejor de cada instante.

La juder�a, con esas calles estrechas y zigzagueantes, empedradas de cantos rodados unas, enlosadas otras. Llega el momento que te da la impresi�n que al torcer la esquina te vas a tropezar a alguien vestido con t�nica, o con trubucos, o con turbantes y chilabas todo seg�n donde estemos. Por C�rdoba pasaron visigodos, romanos, �rabes todos pueblos a cual m�s rico en culturas. Se encuentra llena de rincones con tiestos colgados de las paredes. Son famosos los patios por la escandalosa belleza de sus naturalezas. Aunque no es la �poca, en primavera, se intuye su exuberante esplendor que debe ser en primavera cuando los capullos pasan a ser flores hermosas llenas de vida y olor.

Las ruinas romanas de C�rdoba demostraci�n palpable de la presencia de Roma en la ciudad, de sus calles saldr�n Marco Claudio Marcelo (pol�tico), Lucio Anneo S�neca (fil�sofo) o Marco Anneo Lucano (fil�sofo) que dar�n grandes pensamientos a la humanidad.

La Plaza de la Corredera, monumento a la vida cordobesa donde sus ciudadanos y visitantes compran en su plaza de abastos o se chatea unos vinitos finos o tintos, o bien simplemente pasea por sus soportales.

Se puede visitar el Museo de Julio Romero de Torres, que se encuentra en la Plaza del Potro mencionada por Cervantes en su ilustre D. Quijote. Museo de la mujer cordobesa pintada con mucho arte por el Maestro.

Al final ser� la visita a Medina Azahara (Madinat Al-Zahra), ciudad fundada por Abd-al Rahman III, autoproclamando califa de C�rdoba en el a�o 929. Antes de subir a la ciudad, unos kil�metros antes tenemos un centro de interpretaci�n de la Medina que explica en una serie de salas tanto la construcci�n como la vida de la ciudad. Despu�s una conocidos estos detalles deberemos visitar las ruinas y pasear por las mismas calles que pisaron la tropas del Califa y su corte. Inund�ndonos de sus colores, sus formas, su arquitectura y sus filigranas. Impresionantes sus vistas. Se puede sentir su poder�o, para eso fue construido para demostrar el poder del Califa en el mundo. C�rdoba era una de las ciudades m�s grandes del mundo. Esta vida ser� compartida por Ziryab (m�sico), Abn Hazam (poeta) o Abn Quzman (poeta), tambi�n ser�n testigos los fil�sofos Averroes y Maim�nides hijos de C�rdoba. La gran pena es que no pude visitar el sal�n Rico, ni la Mezquita Aljama puesto que estaban en restauraci�n.


 

PAGINAS DE FOTOS ->

PAG 1  

PAG 2  

PAG 3  

PAG 4  

Javier Sancho
Queda prohibida toda reproduccin total o parcial sin consentimiento expreso del autor.